sábado, 9 de junio de 2012

Los programas informáticos se han convertido en la mano derecha de los diseñadores de calzado